El rescate de Cadence, la perrita que fue utilizada como señuelo en peleas

El ser humano es un espécimen muy curioso, puede tanto amar como odiar a partes iguales, y depende con quien os encontréis tendréis la fortuna o el infierno en la palma de la mano, apenas a un soplo de separación el uno del otro. La vida es cruel, y la lotería que jugamos día tras día es impredecible, y si no que se lo digan a Cadence, una adorable perrita pitbull que la organización Hope For Paws tuvo que rescatar de la calle tras haber sido avisados sus miembros de que ésta, pobrecita, había sido utilizada como carnaza, como señuelo para que perros de presa entrenados para matar en peleas clandestinas practicaran con ella.

Los voluntarios de la organización acudieron raudos a la llamada de un vecino que alertaba de la presencia de la perrita desorientada y al llegar y bajar del coche el panorama fue dantesco, un animal noble, que se dejaba tocar sin el menor rasgo de agresividad, estaba seriamente herido en el hocico y la cara, con los ojos prácticamente desencajados y sin poder ver lo que sucedía a su alrededor. Con paciencia, palabras suaves y poco más los miembros de Hope For Paws se ganaron su confianza y la subieron al asiento del copiloto para llevársela a la clínica.

Todo esto lo podéis ver detalladamente en el vídeo que tenéis junto con este artículo. También podréis ver cómo las heridas, si bien eran complicadas, tuvieron un feliz desenlace tras una delicada intervención quirúrgica para que el animal pudiera volver a ver. A día de hoy Cadence es una perrita feliz, que convive en una casa con otros perros y una familia adoptiva que la adora y le da todo aquello que hasta el momento le había faltado: amor, tranquilidad y diversión. ¡Hasta se echó novio!

Es triste pensar que a día de hoy todavía haya gente que considere que los animales pueden ser tratados como simples objetos sin valor, que puedan romperlos en mil pedazos y tirarlos cuando ya no sirvan. Afortunadamente siempre habrá quien se apiade de estos pequeñitos y les permita una nueva vida. Por ello, si queréis tener un animal recordad que ello implica una serie de responsabilidades, de que son seres vivos que pueden vivir muchos años y que siempre habrá que cuidarles y quererles como el primer día, sino más. Creedme, os hablo con razón de causa. Al final son los mejores amigos, un miembro más de la familia, un hijo más, un hermano más.

Por cierto, al igual que pasó con Cadence recordad que en las perreras municipales y en las organizaciones que se dedican a la protección animal tendréis la oportunidad de adoptar animales rescatados que necesitan una nueva vida. Por menos dinero de lo que os gastaríais en comprar un perrito o un gato tendréis una mascota que sabrá recompensar vuestra apuesta por ellos. Sinceramente, no tiene sentido comprar animales a criaderos cuando hay tantos que día tras día se abandonan en las calles de España, América Latina y EEUU.

cadence rescue 2