Mira cómo ha cambiado el deporte: 100 años de Fitness en 100 segundos

Creo que a nadie le va a sorprender saber que muchos somos los que en casa, en el gimnasio o al aire libre en la calle realizamos ejercicios aeróbicos para mantener tonificados los músculos o directamente para bajar de peso, que no pocas veces hace falta; y más aún ahora que el verano está en ciernes y muchos tendrán ya reservada su cita de paseitos por la playa de turno. Operación bikini que le llaman las chicas, bueno.

El asunto es que este tipo de ejercicios, popularmente conocidos con el anglicismo de “fitness”, no son cosa de hace tres días; y lo que os comentaba acerca de la naturalidad de estas actividades antes se veía bien diferente. Las condiciones de vida de la época ya suponían realizar un ejercicio constante a pie de fábrica, campo o mopa, por lo que el ejercicio aeróbico, y en general aquellas actividades deportivas más allá del trayecto en bicicleta del trabajo a casa estaban destinadas a las mujeres con posibles. Además de que hace ahora 80 años el ejercicio no estaba en principio ideado para adelgazar o tonificar, sino que su objetivo, al que se llegaba con delicados movimientos pélvicos, era nada más y nada menos que facilitar el transito intestinal y prevenir el estreñimiento.

Puede que a día de hoy esto nos parezca extraño o cuanto menos peculiar, pero hay que ser consciente de cómo en la época de nuestras abuelas y bisabuelas los problemas derivados del transito intestinal podían acabar en problemas de salud críticos e incluso en la muerte. Y pocas vías prácticas existían para prevenir y solucionar esta situación. El “fitness” fue una respuesta natural y efectiva.

Obviamente mucho ha cambiado ésto a lo largo de las últimas décadas, desde aquellos años en los que las mujeres debían ir cubiertas por puro decoro hasta los locos ochenta con el apoteósico ritmo electrónico y las mallas de colores imposibles. Y claro está, sin olvidarnos por el camino los aperturistas años 40 y 50, cuyo espíritu llegó incluso hasta el deporte femenino. La sociedad abría la mente poco a poco y el fitness comenzaba a popularizarse.

Esta evolución la podemos ver plasmada en el vídeo que acompaña el post. En él se hace un seguimiento muy logrado de la evolución natural del fitness desde la década de 1910 y los años 20, con la sutileza de movimientos ideados para reducir la sudoración femenina; a los animados años 50 y 60 con el hula-hoop y el famoso zumba actual, que se ha convertido últimamente en lo más solicitado en los gimnasios.

Y lo curioso del asunto es que quienes ahora vean chocantes esas formas de antaño, e incluso lleguen a reírse, deberían pensar que quizá en 50 años sean nuestros nietos quienes se estén riendo frente a su pantalla holográfica mientras ven en el sucesor de youtube cómo movíamos el esqueleto a inicios del tan cacareado siglo XXI. Es algo natural a lo que no escaparemos, así que a enfundarse en las mallas y a hacer aerobic al ritmo de Eva Nasarre.