Lo que pasa con tu CARA cuando te pones PROTECTOR SOLAR

El verano llega y el solecito también, es momento de salir a la calle, de pasear, de ir al campo a dar vueltas por los senderos y quien guste de ir a la playa también. Pero hay un detalle que no debemos olvidarnos, ya que es típico que así sea, estoy hablando del protector solar. Si, ese que vuestra madre siempre os insistía para que os pusierais. Y con razón además, ya que el sol, más allá de dar luz o calor, emana radioactividad en forma de rayos ultravioleta que pueden llegar a penetrar hasta la hipodermis, la capa profunda de la piel, causando quemaduras de segundo grado. En el peor de los casos, pero no por ello poco frecuente, la exposición al sol sin un protector adecuado puede derivar en cáncer de piel. Esto suele darse con más frecuencia en aquellas personas con gran cantidad de lunares.

Lo ideal sería aplicarse la crema como poco media hora antes de su exposición y renovarla cada 2 horas si se ha estado fuera del agua. Si se ha estado en una piscina o en la playa este tiempo se reduce a los 80 minutos aproximadamente.

Recordad que los sintomas de una quemadura solar no se van a notar hasta pasadas dos o tres horas, por lo que más vale no confiarse y guiarse por el sentido común. Algunas aparecerán en 24 horas, normalmente las más farragosas, como son las que llevan acarreadas enrojecimiento de la piel, ampollas, escamamientos o directamente las quemaduras de segundo grado que os comentaba.

Además de la crema protectora debemos ser conscientes de que también pueden provocarse lesiones en los ojos a raíz de la exposición de éstos a los rayos ultravioleta, por lo que las gafas de sol son necesarias cuando éste pega fuerte. Y claro está que si vamos en bermudas o manga corta deberíamos proteger las piernas y brazos con la crema. Toda precaución es poca.

Podemos quemarnos la piel y al cabo de unos días aparentemente todo puede parecer “arreglado” a base de nivea o cremas hidratantes, pero realmente no es así, ya que causa un precedente que puede potenciar un envejecimiento prematuro de la piel con arrugas o manchas.

En el vídeo que acompaña este post podéis ver cuál es el efecto de los rayos ultravioleta sobre la tez humana a través del uso de una cámara ultravioleta. Aquellas pieles que aparentemente parecen sanas, tras haber estado en contacto directo y permanente con la luz solar, resulta que están realmente bastante dañadas. Es sorprendente lo que con cámaras especiales puede llegar a descubrirse y sentirse en un momento. Por cierto, en el video también se hace mención a un dato que a primera vista puede parecer básico, pero que tiene un trasfondo que nos debería hacer pensar al respecto: el ser humano nace con una piel perfecta, pero dependiendo de cómo envejezcamos ésta se daña o perdurará como el primer día. Lo que hagamos repercutirá en nuestra salud. No hoy, quizá tampoco mañana, pero probablemente sí al siguiente día. Tened cuidado y sed precavidos con este asunto, vuestra familia os lo agradecerá.

No os perdáis el vídeo, merece la pena echarle un vistazo, es importante verlo y Compartir abajo: