Cómo ha cambiado la percepción de la belleza (su evolución desde 1910 hasta 2010 en 1 minuto)

El siguiente vídeo muestra en 60 segundos cómo una modelo es peinada y maquillada conforme a los estereotipos y patrones de belleza vigentes en cada década, mostrando su evolución desde el año 1910 hasta 2010:

La evolución de la belleza en el último siglo:

La moda es un factor que cambia constantemente. Lo que hoy puede resultar atractivo quizás mañana no lo sea. Existen tendencias (ya sean peinados, maquillajes o accesorios) que pasan de moda y otras que son fuertemente aceptadas. Pero ¿cuáles son los parámetros de belleza que marcaron tendencias a lo largo de los últimos 100 años?

 

Año 1910: El auge de la “belle époque” mostraba mujeres bien arregladas donde no se priorizaba la comodidad o la salud sino más bien la silueta femenina dentro de un corset mostrando cinturas extremadamente pequeñas en proporción al tamaño de glúteos o pechos.

Es en esta década que empieza a usarse el cabello recogido y medianamente ondulado.

En cuanto al maquillaje utilizado fueron las mujeres feministas las primeras en implementar el maquillaje de color. Poco a poco fueron sumándose más mujeres a usar rubor, rímel y algún lápiz labial de color suave.

 

Año 1920: Durante esta década las mujeres comienzan a animarse más al uso del maquillaje. Sobresalen, ante todo, el uso de labiales con rojos más intensos. Una particularidad de esta época era la boca pequeña y delineada a fin de que los rostros femeninos de la época se asemejen al de la famosa actriz Lillian Gish.

 

Año 1930: Las mujeres sienten la necesidad de modernizarse y lo manifiestan con un corte de pelo semejante al de un varón. Se hacían llamar “las chicas modernas”.

El maquillaje que se usaba era muy recargado. Ojos con sombras de color negro, labios rojos y cejas bien marcadas y en forma semi-ondulada.

 

Año 1940: Ya en esta época el parámetro de belleza femenina cambia nuevamente. Ahora será imprescindible el color tostado en la piel. Comienza una concientización de la belleza interior que también se refleja en el uso modesto del maquillaje algo sobrio y labiales de colores suaves. El cabello se llevaba generalmente rubio ya que era el color que usaban las actrices en Hollywood y se peinaba lacio pero con círculos que comenzaban en la frente formando ondas.

 

Año 1950: Era imprescindible para toda mujer en esta época, salir a la calle con maquillaje. Se le dio principal importancia al uso de accesorios en combinación con carteras y zapatos. Era casi de uso obligado los guantes y cinturones.

A mediado de esta década se usaba el cabello largo, corto, ondulado o lacio aunque sí comenzó el auge del cambio de color de cabello con más frecuencia.

 

Años 1960: Con el nacimiento de las muñecas Barbie se marca un antes y un después en tendencia de maquillaje de moda. Aquí el ideal de belleza femenina se enfoca en delinear grandes ojos, utilización de pestañas postizas, preferencia por colores rosados y rostros algo infantiles.

 

Año 1970: Durante esta década aparecen las cremas hidratantes. Comienza a usarse el cabello preferentemente suelto pero ondulado. El maquillaje vuelve a ser sobrio siendo las gamas de colores más usados los colores claros, tonalidades verdes, azules y siena.

 

Año 1980: Peinados irregulares, labiales intensos, infaltable el uso máscaras de pestañas y colores de piel bronceados. Es una época de revolución en donde el exceso está presente tanto en el aspecto social como en moda y maquillaje.

 

Año 1990: Como siempre ha ocurrido en la moda, luego de un gran exceso llega una tendencia simple. Peinados preferentemente lacios y cabello largo son la moda del momento. Maquillaje sobrio y tonos de piel bien bronceados.

 

Años 2000: Se usan delineados mucho más marcados y pieles blancas. Se implementa el uso de delineadores de ojos en colores como plateado y dorado. Los colores predilectos para labios son los rosados.

 

Año 2010: Es la década del maquillaje súper natural. Suele respetarse más la división entre mujeres audaces y conservadoras y la moda se adapta a ambas personalidades igualmente aceptadas. Los colores usados son los pasteles en las tonalidades como el verde, azul, amarillo y violeta.