Magnífica Explicación de POR QUÉ tienes que salir de tu Zona de Confort

Desde que nacemos hay una serie de lastres a los que estamos atados y de los que es muy difícil liberarse: ser buen estudiante para conseguir un trabajo y mantener a la familia o comprarse una casa, aguantar lo que la vida nos eche encima sin resignarnos, y claro está, aguantarnos con el futuro que nos pueda tocar. Y es que por regla general la sociedad en la vivimos está situada en una zona acomodada en la que sobresalir o arriesgar para explorar nuevas vías u horizontes está mal visto, hasta el punto de poder considerarse una actitud prepotente. Esta zona de acomodo es lo que se conoce como “zona de confort”.

¿Cómo podemos salir de la zona de confort?

Antes de nada tenemos que sentarnos, relajarnos y pensar qué es lo que realmente queremos y si estamos haciendo lo conveniente para lograrlo; si no es así, ¿por qué seguimos con esta vida encapsulada? Lo más frecuente es que nos encontremos con los miedos racionales que todos tenemos: el miedo a fracasar, el miedo a hacerlo mal y sentirnos perdidos, o esa sensación de bochorno que puede darse al romper con lo establecido y tener que aguantar las miradas de los demás. ¿Sabéis una cosa? En la vida, quien no arriesga, no triunfa.

Tenemos que fijarnos un sueño, ponernos una meta y determinar en cuánto tiempo queremos alcanzarla. Para ello tendremos que ponernos manos a la obra. Sí, es cierto, podremos “fracasar”, ¿pero sabéis qué? Quien realmente fracasa en la vida no es quien lo haya intentado y no le haya salido como esperaba, sino quien aún siendo consciente de su monotonía y no estando a gusto con ella no haya dado el paso. Esa es la persona que habrá fracasado, no quien lo haya intentado una y otra vez hasta conseguirlo. ¿Sabéis que la mayor parte de la gente que ha tenido éxito en la vida ha fracasado multitud de veces con anterioridad? Es el pan nuestro de cada día de los empresarios de éxito, por ejemplo.

Probad cosas nuevas, salid ahí fuera y plantad cara a la vida. Al inicio os costará, sentiréis cómo no os sentís cómodos y tendréis la sensación de que sois mediocres. No os rindáis, seguid el camino e iréis cogiendo más confianza en vosotros mismos, vuestra zona de confort acabará cambiando, y lo que antes era impensable ahora pasará a ser posible, y finalmente lo tendréis al alcance de la mano. Sólo hay que confiar en uno mismo y ser fuerte. No tengáis miedo de soñar, vuestro destino está en vuestras manos.

En el vídeo podréis ver una explicación gráfica y clara de cómo lograrlo. ¡Difúndelo!