Salvando a Oakley: Un rescate que te tocará el corazón

Es increíble ver cómo hay gente que abandona impunemente animales en la calle y duerme tranquila después. Es más, ¿cómo es posible que puedan darse casos de este tipo ya entrados en el siglo XXI? De ello precisamente trata el vídeo que acompaña al post, de un caso de abandono, pero al menos con final feliz.

 

Resulta que en un hospital de EEUU se percataron de que había una perrita de pequeño porte que estaba viviendo en la calle, y más concretamente en el aparcamiento del centro, por lo que decidieron llamar a Hope for Paws a fin de que pudieran hacerse cargo de la situación. Es probable que muchos de los que estéis leyendo estas líneas sepáis qué es Hope for Paws, pero probablemente otros tantos no tendréis ni idea, ¿me equivoco? Bueno, pues ésta es una asociación protectora de animales de Estados Unidos muy conocida por su fuerte presencia en Internet. Suelen publicar vídeos que sus acciones en las calles del país y luego los ponen en Youtube.

 

Pues bien, el caso es que una vez llegó el voluntario de la ONG se encontró con una perrita pequeña varada en la esquina de un muro del aparcamiento, descansando y vigilando a la vez, pues la calle es un lugar muy peligroso para perros de este tipo; corren demasiados riesgos al no poder prácticamente defenderse. La técnica para acercarse a ella fue idónea, pues por sorpresa el voluntario la cogió por detrás; y bueno, tras el enorme susto que se coge el animal y el ratito de ladridos y corridas parece que percibe que no se le quiere hacer daño, al contrario, por lo que se relaja y se deja mimar y coger.

 

Al llegar al centro veterinario y limpiarla ven cómo es una hermosa perrita blanca (estaba gris de la suciedad) muy juguetona. Fue puesta en adopción, por lo que no es de extrañar que ya haya encontrado un hogar donde la quieran. Es adorable. Compártelo, es importante.