La paradoja de Fermi: ¿dónde está todo el mundo?

¿Nunca os habéis puesto a pensar en la inmensidad del universo? Es fascinante, y no sólo por su funcionamiento, historia y belleza, sino también por su inmensidad, que hasta tal punto llega que nuestro cerebro no está preparado para asimilar las cifras que regulan su complejo “ecosistema” sin fin. Para que os hagáis una idea se calcula que por cada grano de arena que hay en la Tierra existen alrededor de 10.000 estrellas, y cada una con su propio sistema planetario. Evidentemente no todas ellas serían aptas para la vida tal y como la conocemos, ya que esta condición apenas la cumplirían entre el 5% y el 20% de ellas. Cogiendo el valor más bajo, ese 5% representaría entorno a las 500 millones de billones de estrellas (1022), cifras que se escapan a nuestro entendimiento.

Por otra parte, que en esos sistemas existan unas condiciones de temperatura y luz aptas para la vida no significa que así sea para los humanos, ya que lo que entendemos como vida abarca un amplio margen donde también tienen cabida los microbios y demás. De entre esa cantidad insultante de estrellas de la que hablábamos se calcula que “únicamente” un 50% de ellas podrían tener planetas con condiciones similares a las de la Tierra, aunque también hay estudios que reducen esta cifra hasta el 22%. Todo esto hace que al menos un 1% de las estrellas que hay en el universo pueden tener algún planeta adecuado para nosotros, lo que nos daría como conclusión de que ahí fuera hay alrededor de 100 millones de billones de planetas similares a la Tierra, o dicho de otra manera y para que te hagas a la idea, como mínimo hay 100 planetas parecidos a la Tierra por cada grano de arena. Sorprendente, ¿verdad? Pues sigamos.

Ahora ya nos toca poner los dos pies en el campo de la especulación, por lo que me permitiréis que eche a volar la imaginación. ¿Cuántos de esos planetas podrían haber generado algún tipo de vida, por muy simple que sea? ¿Un 1%? Y de ellos, ¿cuántos podrían haber generado vida inteligente, como la humana? ¿Otro 1%? Esto nos daría como resultado entorno a las 10.000 billones de civilizaciones sólo en el universo observable por nosotros, cosa que irá ampliándose con futuras tecnologías. Si hacemos todos estos cálculos limitándonos a la Vía Láctea nos encontraríamos con que podría haber, sólo en nuestra galaxia, unos mil millones de planetas similares a la Tierra y unas 100.000 civilizaciones.

 

Con estos datos en la mano viene una de las preguntas más importantes de la humanidad:

Fermi-Paradox

Si existen miles y miles de millones de civilizaciones inteligentes, ¿cómo es posible que ninguna haya contactado aún con nosotros?

 

1.- La vida inteligente ya ha estado aquí

Esta teoría indica que estas civilizaciones ya han podido visitar la Tierra, pero antes de que los seres humanos hubiéramos aparecido o tuviéramos consciencia. Tenemos que tener en cuenta que los humanos con criterio sólo existen desde hace 50.000 años aproximadamente, que en tiempos astronómicos es básicamente nada. Si antes de eso hubiera habido algún tipo de contacto éste hubiese sido con algún dinosaurio o algún pez que andaba dando vueltas por ahí. Y si se llegaron a cruzarse con seres humanos como tal tenemos que tener en cuenta que la historia escrita sólo se remonta unos poco miles de años antes de Jesucristo, por lo que quizá algún cazador de mamuts se cruzó con un alien turista, pero como no había manera de documentarlo, pues nada…

 

2.- Vivimos en la zona rural de una galaxia colonizada

Esta teoría indica que la Vía Láctea ya ha sido colonizada y que nosotros vivimos en una zona apartada y desierta. Esto significaría que los extraterrestres ya tendrían constancia de nosotros, pero que por razones logísticas o económicas no sería interesante llegar hasta donde estamos nosotros, hasta el sistema solar. Salvando las distancias, para hacer un paralelismo podríamos decir que sería algo así como si nosotros viviéramos en la Luna y la civilización ajena viviese en la Tierra. Ellos sabrían que nosotros estamos en la Luna, pero no les sería práctico venir ya que poco iban a sacar de ello y el viaje sería complicado y costoso. A fin de cuentas el sistema solar se encuentra lejos del centro de la galaxia, digamos que estamos “en las afueras y no llega el metro”.

 

3.- Una especie avanzada vería la colonización física como algo primitivo

Vamos a ver, ¿la colonización qué finalidad tiene? Básicamente controlar un territorio ajeno para tener un control militar, o lo más habitual, captar sus recursos naturales. Pero, ¿y si resultara que las civilizaciones extraterrestres no tuvieran ninguna necesidad de ello? Podría darse el caso de que vivieran en zonas con unos recursos naturales desbordantes. O quien sabe, quizá podría ser también que estas civilizaciones hayan conseguido reducir su dependencia de los recursos naturales hasta límites insospechables, lo que haría que la colonización no tuviera ningún sentido. Podría ser que estos seres, además de no tener la necesidad de más recursos, tuvieran una mentalidad tan avanzada que consideraran que las colonizaciones son algo absurdamente primitivo. Y si nos ponemos a especular hasta quizá podría ser que hubieran dominado totalmente su biología y mediante sistemas “informáticos” pudieran estar viviendo en realidades virtuales ajenos a un cuerpo que mantener, por lo que no serían necesarios alimentos ni nada por el estilo, siendo incluso inmortales.

 

4.- Ninguna civilización emite señales por miedo

Esta teoría deja muy mal cuerpo, pero de todas sería una de las más plausibles. Básicamente viene a decir que no recibimos contacto de civilizaciones extraterrestres ya que éstas, si bien pueden conocer nuestra existencia, tienen miedo de emitir señales al universo a raíz de que puedan existir otras civilizaciones depredadoras que puedan intervenir esas comunicaciones y descubrir su origen. En este caso estaríamos haciendo “el primo” en la galaxia y en todo el universo por estar emitiendo señales de todo tipo al exterior. Esto especialmente viene dado por el proyecto METI, que tiene como objetivo emitir señales al exterior para ver si alguien o algo responde (lo contrario al SETI, vaya). Grandes científicos como Stephen Hawking ya se han pronunciado al respecto diciendo que esto es una irresponsabilidad enorme, ya que no sabemos qué nos podemos encontrar ahí fuera y podría ser muy peligroso.

Otro grande como Carl Sagan también se pronunció al respecto, comentando cómo al ser “los nuevos” lo que deberíamos hacer es quedarnos callados, escuchar e investigar, pero no ponernos a gritar en una jungla desconocida. ¿Seremos las almas cándidas de la galaxia? Sea como sea, imaginarlo da miedo.

 

5.- Únicamente hay una sola civilización superinteligente depredadora

Esta teoría es muy peculiar, ya que viene a decir que en el universo sólo hay una civilización superdesarrollada, y que cuando ésta ve que otros están emergiendo y empezando a destacar los elimina a fin de que no se conviertan en un virus y puedan afectarle (siempre y cuando la consideren una amenaza, ya que la mayoría se extinguen solas).

 

6.- No sabemos cómo ponernos en contacto

Esta teoría viene a decir que nuestra tecnología es demasiado primitiva para poder interferir en las comunicaciones de las civilizaciones extraterrestres. Algo así como si fuéramos con un walkie talkie a un edificio y concluyéramos que éste está vacío porque no escuchamos nada, cuando lo que sucede es que la gente se está comunicando vía Whatsapp. Claro que no vamos a escuchar nada si estamos empleando tecnologías diferentes.

También existe una variación muy interesante de esta teoría lanzada por Carl Sagan. La misma viene a decir que las civilizaciones extraterrestres tendrían mentes exponencialmente más rápidas o lentas, de tal modo que para decir “hola” tardarían más de 10 años. Eso haría que en las señales interceptadas sólo escucháramos ruido.

 

7.- Ya estamos en contacto con otras civilizaciones, pero el gobierno lo está ocultando

Nombro esta teoría porque no quiero eludir declaraciones como la del astronauta de la NASA, Edgar Mitchell afirmando con seguridad que “alienígenas nos observan y el gobierno está consciente” aunque pienso que de todas ellas y a pesar de lo mucho que se comenta sobre ella, es la que menos fuerza tiene.

 

8.- Las civilizaciones superiores saben de nosotros y nos están observando

Esta teoría nos indica que las civilizaciones extraterrestres superavanzadas controlan la galaxia y que para ellos nosotros somos como unos animalitos de un parque natural interestelar. Vamos, que nos están observando pero que por alguna razón no quieren ponerse en contacto con nosotros. Probablemente porque aún no hayamos alcanzado un grado de desarrollo suficiente para poder mantener una comunicación. Y puedan observarnos sin nosotros percibirlo de ningún modo. A esta teoría también se le conoce como la “hipótesis del zoológico”.

En este caso estaría pasando algo muy similar a la “primera directiva” de Star Trek, que prohíbe que las civilizaciones super inteligentes se pongan en contacto con aquellas inferiores que aún no han alcanzado un cierto grado de inteligencia, como la nuestra.

 

9.- Ya están aquí

Es una teoría perfectamente posible. Viene a decir que los extraterrestres están viviendo a nuestro alrededor pero somos incapaces de poder detectarlos por nuestra limitada inteligencia o nuestra tecnología primitiva. Pongamos como ejemplo una colmena de abejas en el campo, y que junto a ellas han construido un aeropuerto. ¿Serían las abejas capaces de comprender qué es un aeropuerto? Sería algo que escaparía a su escasa inteligencia. Pues lo mismo con nosotros, podemos tener delante de nuestras narices a estos seres y no percibirlo.

 

10.- La realidad no es como creemos

¿Qué pasaría si estuviéramos haciendo todas estas suposiciones desde un punto de vista erróneo? ¿Y si nos han puesto aquí y tan sólo somos un experimento? ¿Y si el universo no existe y no somos más que una creación informática de investigadores de otro mundo?

Simplemente podríamos estar absolutamente equivocados en todo lo que pensamos.


 

Esta entrada está basada en este artículo en inglés de Tim Urban para la página WaitButWhy.

Os dejo un par de vídeos dónde profundizan y hablan de la Paradoja de Fermi (podéis activar los subtítulos) y después mi reflexión final:


Dicho todo esto, es difícil decantarse, me inclino por pensar que la humanidad está en una diminuta roca en medio de un vasto desierto y que seguramente estemos totalmente equivocados en muchas de las cosas que hoy damos por hecho que son verdades absolutas. Estremecedor y fascinante al mismo tiempo. Y tú, ¿qué opinas?

  • Oscar

    Espectacular. Me encantan estas cosas. Existen muchas posibilidades tal y como explicais. Y lo que mas gracia me hace es oir a personas decir que no hay nadie mas que nosotros. Eso si que es absurdo del todo.