Perro se siente culpable por haberle “robado” el juguete

Este joven Beagle, se llama Charlie y es uno más de la familia donde pertenece, a la que se le ha unido una hermanita llamada Laura. La pequeña enseguida arranca a llorar porque le habían quitado su juguete y un sentimiento de culpabilidad invade a Charlie. Mira:

Charlie no tarda en reaccionar, así que rápidamente fue a buscar su pelota favorita para depositarla en la mecedora de la niña, pero los llantos no cesaban y esto no podía quedarse aquí. Así que Charlie empezó a buscar más y más juguetes para que dejase de llorar, incluso le acerca…¡el mando de la PlayStation! Y juguete a juguete terminó inundando a la pequeña Laura hasta dejarla sumergida en peluches.

Recientemente un estudio médico, publicado en la prestigiosa Revista PEDRIATICS, ha revelado que los perros y gatos fortalecen su sistema inmunológico de los niños, por lo que estarán mejor preparados para defenderse de las enfermedades. En definitiva, crecen más sanos.

Los niños que viven en hogares con mascotas tienen menos afecciones respiratorias (-30%). Además, padecen menos infecciones de oídos (-50%).

Además, según esta investigación de la Universidad de Kuopio en Finlandia, después de estudiar a diario el estado de salud de casi 400 niños, han concluido que los bebés que crecen con perros no solo enferman menos, sino que se curan antes y que necesitan un menor tratamiento antibiótico.

Y no sólo en bebés y niños, en la etapa adulta, los paseos al aire libre que son saludables y necesarios para el perro, ayudan al dueño a cuidar su cuerpo y su corazón. Además, los perros y los gatos también reducen el riesgo de que los ancianos sufran una depresión, entre otros motivos, porque les implica asumir la responsabilidad de cuidar de sus peludos amigos.