Las personas optimistas tienen una cosa en común: siempre llegan tarde

¿Sois de los que siempre llegáis tarde a las reuniones y os echan la bronca por ello? Pues resulta que eso puede significar que sois personas optimistas; porque está claro que no llegáis a otra hora porque os hayáis quedado dormidos, sino porque habéis planificado muchas cosas que hacer y no habéis dado a basto, ¿verdad? La tardanza es un rasgo característico en las personas que creen que pueden hacer más cosas en un tiempo determinado de las que realmente pueden; y si bien las consecuencias pueden ser molestas la intención no es mala.

alexis-ren

Es más, según un equipo de investigadores de EEUU esta actitud puede ser incluso positiva para la salud de uno, pues reduce el estrés al no tener que andar corriendo para llegar puntual; y de ahí que a su vez reduzca la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. ¿Nunca os habéis fijado que las personas que viven relajadas y sin prisas son las que suelen llevar una mejor calidad de vida y aguantan más años? No es casualidad, puesto que el estrés, queramos o no, pasa factura con el tiempo. Es más, el optimismo es vital, pues además de mejorar el estado físico ayuda a mejorar la productividad, la creatividad y el trabajo en equipo; más que nada porque al no haber prisas las cosas se hacen con más gusto y pensándolas más con una sonrisa en la boca.


Todo ello viene derivado de un estudio de la Universidad de San Diego, en Estados Unidos. Un informe en el que se detalle de manera concienzuda todos los aspectos positivos de ser una persona relajada, que incumpla los horarios y que además esté feliz con ello. Son personas que tienden a ver el futuro lleno de oportunidades, y ello plantea un destino muy diferente, donde la ilusión y el relax siempre van de la mano.

llegar tarde optimista

Una actitud que vista por otra parte también puede influir socialmente, pues dependiendo de donde se viva el resultado puede ser bien diferente. Por ejemplo, en países como EEUU o Alemania los atrasos son vistos de mala manera, mientras que en los latinos, como podrían ser Francia, Italia o España, la cosa varía y se toma como algo más normal, echándole un poco de humor al asunto. Por algo la calidad de vida en los países del sur de Europa tiende a ser superior a los del norte, sencillamente porque se vive más tranquilo y feliz. Pero bueno, al final se trata de encontrar un punto medio, que tampoco hay que pasarse.