Un Pitbull adoptado ayuda a un chico con Síndrome de Asperger a besar a su madre por primera vez

En más de una ocasión ya hemos comentado cómo la compañía de mascotas puede ayudar a mejorar la situación de muchos niños y adultos con problemas de conducta o trastornos mentales como Síndrome de Down o Asperger. Y así es el caso que hoy nos ataña, donde Joey, un chico que sufre del trastorno de Asperger, tenía problemas constantes de comportamiento en el colegio, hasta tal punto que llegó a ser expulsado del mismo hasta seis veces. Y no sólo eso, sino que a raíz de la enfermedad no admitía el contacto físico con otras personas, incluida su madre, quien durante los 14 años que tiene Joey no pudo abrazarlo y besarlo al ser rechazada por éste.

Ahora, todo cambió cuando llevaron a casa a una Pit Bull que se llama Roxy, una perrita que cambió la vida de la familia; y no sólo por lo que siempre supone recibir a un miembro nuevo en la familia, sino porque gracias a ella Joey comenzó a permitir el contacto físico hasta que a día de hoy su madre consiguió lo que más ansiaba: que su hijo le diera un abrazo y un beso enormes.

joey-roxy-perro-autismo 3

Tal fue su alegría que así se lo explicó en una entrevista al diario Today.com:

“Me encuentro muy emocionada”, “Durante estos años ni siquiera quería coger mi mano o darme un abrazo. Todo era a raíz del autismo, pero este perro le ha enseñado a mostrar afecto por los demás. Ahora él coge mi mano y me abraza. Cuando Roxy llegó a nuestro hogar Joey me dio un beso en la mejilla”

Sin lugar a dudas una increíble historia que no hace más que confirmar cómo las “razas peligrosas” no existen, sino que sólo existen los dueños peligrosos. Tener una mascota no sólo significa que nuestra familia se vea felizmente agrandada, sino que además en casos como éste pueden ser de mucha ayuda. ¡Comparte esta maravillosa historia!

joey-roxy-perro-autismojpg