La emocionante historia de una Pitbull que luchó por recuperar a sus cachorros

Día tras día nos vamos dando cuenta de cómo los perros son los mejores amigos que podemos tener, pues no nos juzgarán por cómo somos, no nos echarán en cara las cosas del pasado y siempre estarán junto a nosotros independientemente del momento. De ahí que sea complicado comprender que haya gente que deje abandonados a estos animales a su suerte sin tener el más mínimo remordimiento; incluso viendo que su estado es lamentable. Se ha perdido mucha sensibilidad social al respecto, y en el video que acompaña el post podemos verlo claramente.

 

En esta ocasión nos encontramos con la triste historia de una perra pitbull que vagaba penosamente por las calles de Nueva Orleans (EEUU) con claros signos de haber parido recientemente, pues las mamas las tenía hinchadas, con leche acumulada en su interior. Esta circunstancia se la hicieron saber los vecinos de la zona al Centro de Rescate Villalobos, cuyos voluntarios rápidamente acudieron a ver cuál era la situación.

 

Al llegar al barrio donde se encontraba penando el animal se encontraron con una estampa muy poco frecuente, en la que la perra, en un estado físico lamentable, se acercó llena de miedo y sin titubear a los miembros de la protectora. Estaba desesperada y buscaba ayuda urgente en los humanos. Nada más colocar la correa a la perrita ésta llevó a los voluntarios a la puerta de una casa, donde supuestamente estaban los cachorros que no aparecían por ningún lado. Y cuál fue la sorpresa cuando en la casa les comentaron que estaban cuidando de la perra mientras volvía el dueño, que estaba en prisión. Claramente nadie se había preocupado por el animal, pues era algo obvio con sólo verlo.

 

Los miembros del Centro de Rescate Villalobos se llevaron a la perra a su refugio mientras su abogado convencía al individuo de la vivienda para que entregara a los cachorros. Dicho y hecho, el tipo cedió y por fin las crías pudieron estar junto a su madre, quien no pudo contener la emoción y la alegría de ver cómo sus pequeños estaban nuevamente junto a ella. Y lo mejor de todo, que estaban en buen estado, algo poco usual en estas situaciones donde los cachorros son desatendidos y carecen de una alimentación adecuada. Finalmente la perra sanó y sus pequeños pudieron crecer alimentándose como es debido. Un final feliz logrado gracias al esfuerzo del Centro Villalobos, una organización que en el día a día lucha por los derechos animales.