Observa a este perrito junto a estos niños mientras hacen los deberes y mira qué reacción tan adorable

El mero hecho de que llegue un perro a la familia es un momento único que llena de alegría a unos y a otros, pues a fin de cuentas se trata de un amigo incondicional que siempre estará ahí para lo que necesitemos. De ahí que resulte muy importante que los niños crezcan en compañía de perros, pues además de aprender la lealtad de éstos se torna vital que puedan tener una educación en consonancia con el respeto a la fauna y la naturaleza.

En el vídeo que acompaña el post podemos ver lo sucedido en una familia donde los padres deciden regalar un cachorro a sus hijos. ¡Y además de manera original! Vemos cómo el padre, como quien no quiere la cosa, deja una caja junto a la mesa donde los niños están haciendo los deberes del colegio. En esas, mientras la niña se levanta, se fija en que en la caja hay un perrito que está moviendo la cabeza, y claro, el momento se torna emocionante, pues ni la niña ni su hermano pueden creérselo. ¡Por fin un perrito! La pequeña siempre había querido tener un cachorrito al que poder darle cariño, cuidar y mimar, pero siempre había tenido que recurrir a ositos de peluche y similares, pues sus padres no acababan de decidirse.

En el video podemos ver cómo el momento posterior a que saquen al perrito resulta especialmente emocionante, pues mientras los niños están llorando sin parar (especialmente la niña) y dando las gracias a los padres, el perrito se queda sentado en medio de la sala pensando “¿qué pasa aquí?”. Se le ve contento al animal, pues por fin ha encontrado una familia dispuesta a cuidarle y a darle el amor que tanto necesitaba.

En el vídeo se hace alusión a que han comprado el perrito a los niños, pero tened en cuenta cómo a la hora de regalar una mascota lo más recomendable sería recurrir a un centro de adopción o a una perrera, pues lamentablemente muchos de los animales que venden en las tiendas son tratados como meras mercancías que pueden ser creadas y distribuidas; y muchos de ellos luego acaban en la calle cuando sus dueños se dan cuenta de las responsabilidades que implica tener un animal. Las perreras y las protectoras de animales están siempre a tope, y además con perritos y gatitos que siempre acaban resultando nobles y agradecidos por darles una segunda oportunidad. ¡Felicidades a la familia! Por cierto, al perrito le pusieron como nombre “peaches”, que viene a significar “melocotones”.