Emotivo rescate de una madre Pitbull y sus 7 cachorros abandonados debajo de una casa

Muchos de vosotros probablemente conoceréis Hope for Paws, una protectora de animales de Los Ángeles (EEUU) que se ha hecho famosa en todo el mundo por los vídeos que publican narrando los rescates de los animales que se encuentran vagando por las calles; en no pocos casos con severas heridas o tras haber sido maltratados, por lo que es frecuente ver cómo están presas de temor, queriendo huir de los humanos a cualquier precio. Bueno, pues uno de los trabajadores más conocidos de la ONG se llama Eldad Hagar; es quien suele aparecer en la mayor parte de los videos.

 

Pues bien, en esta ocasión os queríamos enseñaros uno de los magistrales vídeos que han publicado con Eldad a la cabeza. Se trata de un rescate llevado a cabo en un suburbio de Los Ángeles (EEUU), el tipo de zona por donde generalmente suelen ser abandonados estos animales; y por ende por donde más se pueden encontrar vagando.

 

En el caso de hoy podemos ver la emotiva historia de una madre PitBull que anda vagando sin rumbo por este tipo de barrios en busca de comida que poder llevarse al buche. Pero claro, la cosa no quedaba ahí, pues era muy evidente que el animal había tenido crías recientemente, pues tenía las mamas llenas de leche. Tras recibir el aviso los miembros de Home for Paws llegaron al lugar de los hechos y se encontraron con una perrita mansa y hambrienta, que de buena gana recibida los alimentos y las caricias de quienes habían llegado allí para cuidarla.

 

Quedaba buscar a las crías, y de ello se ocuparían ahora los miembros de Hope for Paws trasladados hasta el lugar. Tenían que averiguar donde vivían los pequeños; y encontraron el lugar: debajo de una casa. Un lugar quizá un poco insalubre, pero seguro y protegido, que en la calle es lo que más importa en estas situaciones. ¡Y sorpresa! Pues después de que Eldad se metiera en los bajos de la casa en cuestión vieron cómo allí había nada más y nada menos que 7 perritos asustados; eso sí, todos sanos. Tras meterse arrastrándose a raíz de la baja altura de los suelos fueron sacando los animales de uno en uno, los cuales estaban muy tranquilos; a excepción quizá de los dos últimos, que se notaba cómo estaban asustados.

 

Una vez rescatados fueron metidos en una jaula y llevados al centro de recogida de Hope for Paws, donde fueron alimentados durante un tiempo por la madre y finalmente dados en adopción. Lograron encontrar casas donde pudieran llevar una vida plena y alegre, donde pudieran quererles y mimarles como ellos se merecían. Un final feliz.