Emocionante rescate de un perro anciano, callejero y herido

Los perros son probablemente los animales más fieles al ser humano, y en no pocas ocasiones no se lo pensarán dos veces antes de defendernos ante posibles peligros o de poner en riesgo su vida con tal de salvarnos; una actitud noble que les ha hecho ganarse el apodo de “el mejor amigo del hombre”. Ahora bien, lo que no puede entenderse es que haya personas que sin saber muy bien qué tienen en la cabeza tiren a estas mascotas, a estos seres vivos, a la calle cuando ya “no les son útiles” o les molestan por alguna razón. El mundo está lleno de desalmados, y lamentablemente las calles también están llenas de perros abandonados. ¿Qué hacer en esta situación? No nos queda más que endurecer las leyes y crear mayor conciencia social, pues a a pesar de los esfuerzos de tantos aún nos estamos quedando cortos. Precisamente el vídeo que acompaña al post de hoy es un claro ejemplo de ello.

 

En esta ocasión nos encontramos con un caso de abandono animal que si cabe es más crítico aún, pues el animal tiene ya sus años y no podrá defenderse de buena manera en las peligrosas calles de Estados Unidos, donde se presenta el panorama. Nuevamente debemos agradecer su labor a la protectora Hope for Paws, autores del rescate, pues gracias a sus acciones en el país americano están consiguiendo crear una mayor conciencia en la red.

 

El caso del video que acompaña al post podemos ver la situación de un perro callejero que en su momento fue abandonado y tuvo que pasar por mil y un calamidades hasta dar con Hope for Paws. En su cara se podían apreciar las cicatrices causadas por las constantes peleas, e incluso más claramente en una de sus patas, que estaba gravemente herida. Y la cosa no queda ahí, pues cuando Hope for Paws recibió la llamada que informaba sobre la existencia de este animal se percataron de que estaba rondando los anexos de una carretera principal que diariamente era transitada por miles de vehículos. Un peligro en toda regla.

 

Cuando los voluntarios de la protectora llegaron al lugar de los hechos se encontraron con el perro durmiendo en un parque, una situación que muy pocas veces suele darse, pues por lo general siempre están a la defensiva. La situación era sencilla de controlar, pues sólo hacía falta acercarse con sigilo al animal para ponerle la correa de seguridad; y así fue, ¡todo un éxito! Eso sí, inicialmente el perro se defendió, pues pensaba que querrían hacerle daño; pero poco a poco, con los cariños que le daban los voluntarios, se dio cuenta de que estaba en buenas manos. Después ya sólo quedaba llevarlo al hospital y curarle las heridas que tenía. Un final feliz, ¿verdad? Por cierto, el animal se llama Rudolph.