Emocionante rescate de un perro que del miedo que estaba pasando llegó a taparse los ojos

En no pocas ocasiones nos encontramos con que los perros que viven en la calle suelen sufrir accidentes de toda índole a raíz del miedo que les causan los ruidos del tipo que nos podríamos encontrar en entornos industriales o zonas ferroviarias; especialmente en aquellos casos en los que estas mascotas han sido abandonadas y no están preparadas para vivir en un entorno tan abrupto como las calles de una gran urbe. Y de ello precisamente trata el vídeo que acompaña este post, de la historia de un Golden Retriever que si quererlo ni buscarlo de un día para otro se ha encontró vagando por el anillo industrial de una gran ciudad de EEUU; un entorno salvaje en el que el ir y venir constante de los trenes tenía al animal bajo terror constante.

 

Todo comenzó cuando un trabajador de la zona, preocupado por la estampa del animal vagando entre camiones y vías, decidió coger el teléfono y ponerse en contacto con la ONG Hope for Paws; una de las asociaciones animalistas más conocidas de EEUU gracias a la difusión de sus actuaciones en Internet. Tras casi una semana buscando al animal por la zona, Eldad Hagar y Lisa Arturo, dos de los voluntarios más conocidos de esta ONG, lograron dar con el animal, que cruzaba una calle con el rabo entre las patas; claro signo de temor. Y es que como os comentábamos anteriormente se trataba de una zona ferroviaria, donde el ruido era constante, y por ende el miedo infligido en el pobre animal.

 

En el video podemos ver cómo este magnífico ejemplar de Golden Retriever, tras acantonarse en los bajos de un vagón retirado, miraba con cierto recelo a Eldad, quien con una vara para atrapar animales trataba de fijar al perro. Al cabo de un rato, y no sin poco esfuerzo al respecto, el voluntario conseguía agarrar del cuello al animal, quien presa del pánico comenzó a alborotarse y finalmente a rendirse ante la ineficacia de sus movimientos. Y ahí es cuando viene una de las estampas más llamativas de esta historia, que ha dado la vuelta a la red: el momento en el que el perro se tapa los ojos en un acto reflejo para protegerse.

 

Al final, y tras un rato de caricias, Eldad y Lisa conseguían agarrar al Golden Retriever y meterlo en su camioneta, para llevarlo directamente al refugio de Hope for Paws a fin de que pudiera recibir un control veterinario y un buen baño. Un nuevo final feliz gracias a Hope for Paws.