La Saliva de tu Perro tiene Propiedades Curativas que no conocías

¿Os molesta que vuestro perro os pegue lengüetazos? Pues quizá os deberíais replantear ésto, pues recientemente en la Universidad de Arizona (EEUU), han publicado un estudio en el que se demuestra que la saliva de los perros puede ser muy beneficiosa para tratar las alergias, pues se ha visto cómo ésta ayuda a reducir los estornudos, la comezón y los ojos llorosos, principales síntomas de las alergias comunes, y también los más molestos.

 

Hasta el momento ya se tenía constancia de que los perros podían ejercer ciertos beneficios sobre el sistema humano, como por ejemplo a la hora de reducir el estrés, mejorar la salud del corazón e incluso ayudar a dormir mejor; pero del tema de las alergias no se sabía nada, y menos aún de la saliva, pues se tenía la idea preconcebida de que ésta podía ser un transmisor de enfermedades a raíz de las prácticas poco higiénicas que a veces mantienen estos animales.

 

A pesar de que llevemos milenios con los perro a nuestro lado y hayamos sido capaces de adaptarlos a nuestras necesidades a base de miles de cruces y la domesticación a día de hoy todavía hay muchas sombras al respecto, pues se desconoce si la relación existente entre los perros y los humanos se sitúa en algo más que el amor y el cariño entre especies. Y descubrimientos como el que os comentamos hacen que poco a poco comience a vislumbrarse la realidad.

 

Y así queda constatado por las palabras del Dr. Charles Ralson, director de la investigación: “Creemos que los perros pueden funcionar como probióticos para promover la salud bacterial de nuestro sistema digestivo, jugando un rol esencial en nuestra salud a todos los niveles, especialmente cuando nos hacemos mayores“.

También cabe destacar cómo el estudio se ha realizado con personas de entre 50 y 60 años dueñas de perros. Durante un periodo de tiempo de 12 semanas el equipo de investigación ha analizado las respuestas de sus sistemas inmunológicos para ver cómo evolucionaban a diferencia de quienes no tenían perros.

 

Más allá del dicho popular de que “los perros son los mejores amigos del hombre”, cosa que ya sabíamos que era cierta, ahora ya tenemos mayor certeza de que su existencia a nuestro lado, además de ser emocionalmente sana también puede afectarnos de manera positiva al funcionamiento de nuestro organismo. De ahí que sea interesante plantearse la posibilidad de que las personas que tengan un sistema inmunológico deficitario a raíz de enfermedades varias puedan tener como mascota un perro y así mejorar poco a poco junto con el tratamiento oportuno.