La Transformación de un Perro, maltratado y sin hogar, en todo un Galán

Desgraciadamente es relativamente frecuente ver cómo muchos desalmados dejan en la calle los animalitos que en su día fueron un regalo y con el paso del tiempo han acabado convirtiéndose para ellos en un “estorbo”. Y a decir verdad es un problema que se da en todos los rincones del mundo, pues el ser humano, aún a pesar de sus diferencias, comparte el mismo instinto salvaje que en el subconsciente lo delata; algo que sólo puede tratarse con educación, otra de las grandes tareas pendientes del planeta Tierra. Y precisamente en el vídeo que acompaña el post podemos ver el resultado de una de estas situaciones, sucedida en Los Ángeles, Estados Unidos.

 

Charlie, un perro de raza pequeña y hermosos ojos, fue encontrado vagando por las calles de la periferia angelina, momento en el cual el servicio de protección animal municipal lo ingresó en la perrera. Cabe destacar cómo los perros lo suelen tener complicado en la calle, pero en el caso de las razas pequeñas la cosa se recrudece aún más, pues no pueden superar muchos de los obstáculos que se encontrarán y no tienen la fuerza necesaria para defenderse ante posibles ataques por parte de otros animales callejeros y de ciertos indeseables, que queramos o no siempre los hay. De igual manera el refugio al que fue Charlie “dormía” los animales en no más de dos semanas si nadie los adoptada antes, así que su vida estaba en serio peligro; pendiente de un hilo.

 

En el vídeo podemos ver cómo el perrito, poco después de ingresar en el centro, es sometido a un proceso de corte de pelo y lavado, pues la verdad es que el matojo de pelos que llevaba no era ni medio normal. Eso sí, tras un concienzudo trabajo de corte, rasurado y limpieza Charlie ya era otro animal, una hermosura que daba ganas de achucharlo sin parar. Hay que ver cómo cambian los animales una vez se someten a este tipo de procesos. Ahora tendría más opciones de ser adoptado y de salir de ese infierno.

 

Dicho y hecho, pues al cabo de dos días fue adoptado por una familia a la que encandilo su mirada de buen chico. Algo que no dudamos que sea, pues este tipo de perritos que han sido rescatados de la calle son enormemente agradecidos y fieles, pues saben que quien les recogió les salvo la vida. En esta ocasión terminó bien, pero no siempre suele ser así, por lo que resulta vital que a la hora de haceros con un perro o un gato acudáis a una perrera o asociación protectora. No compréis mascotas, sólo estaréis potenciando un mercado lucrativo donde el animal no es más que una mercancía.